La corte federal de Miami cambió el estatus del acusado José Gregorio Vielma Mora a «fugitivo», por no enfrentar los señalamientos de lavado de dinero asociado a la red corrupta de Álex Saab.

El ex gobernador chavista, según la acusación estadounidense, tuvo una participación clave en la trama de lavado de activos, desarrollada por el presunto testaferro chavista detenido en Florida.

El dato lo hizo público el periodista Joshua Goodman, de The Associated Press (AP), quien mostró un extracto del documento oficial que lo declara fugitivo.

También pasaron a ser declarados fugitivos Álvaro Pulido Vargas, su hijo Emmanuel Enrique Rubio González, Carlos Rolando Lizcano Manrique y Ana Guillermo Luis.

Un tentáculo de Álex Saab

De acuerdo con la Justicia de los Estados Unidos, Vielma Mora y los otros blanquearon ganancias de contratos para proporcionar alimentos y medicinas a Venezuela. Todos pagaron sobornos para obtener esos contratos, según la acusación.

Vielma Mora, actualmente es diputado de la Asamblea Nacional controlada por el chavismo. Pero antes fue ministro de Comercio Exterior de Maduro y gobernador del estado Táchira. Ocupó esos cargos en el tiempo en que EEUU asegura que lavó dinero producto de la corrupción.

El dinero que querían lavar los acusados estaba en cuentas bancarias ubicadas en Antigua (de este país Álex Saab tenía un pasaporte diplomático) y Emiratos Árabes Unidos. De esas naciones el dinero se movía hacia y a través de cuentas bancarias en los Estados Unidos.

La acusación dice que los señalados y sus co-conspiradores inflaron intencionalmente los costos de los contratos para pagar los sobornos y enriquecerse injustamente.

También alega que los co-conspiradores ordenaron que se transfirieran fondos para promover el esquema de soborno mientras estaban en los Estados Unidos. Y después, transfirieron dinero relacionado con el esquema a cuentas bancarias en el Distrito Sur de Florida.

Se estima que recibieron aproximadamente $1.600 millones de fondos públicos venezolanos. De ese dinero, transfirieron aproximadamente $180 millones a través o hacia los Estados Unidos.

Cada uno de los señalados ​​está acusado de cinco cargos de conspiración para cometer lavado de dinero y cuatro cargos de lavado de dinero. Cada uno de ellos enfrenta una pena máxima total de 100 años de prisión.

 

Fuente: Primer Informe