Transparencia Internacional centró su informe de 2020 en el impacto que la corrupción ha tenido en la gestión de la pandemia de coronavirus.

 Los países con niveles más altos de corrupción dedican menos recursos a la salud, lo que afecta los servicios públicos esenciales.

En el caso de Venezuela, es el quinto país con el sistema más corrupto del mundo y no deja de empeorar desde el año 2013.

Venezuela perdió por la corrupción “al menos 5.000 millones de dólares en las últimas dos décadas, lo que afecta directamente a la salud de los venezolanos”, dijo a la agencia de noticias AFP

 

Fuente: Infobae