Abrir la puerta del apartamento 45C del edificio One57 de la calle 57, es entrar a uno de los apartamentos más lujosos y caros de Manhattan. Rodeado de ventanas que van del piso al techo, el 45C ofrece vistas privilegiadas de la Gran Manzana desde cualquiera de sus ambientes: Central Park, el río Hudson y, más allá, el horizonte de la ciudad. En cada uno de los espacios de este rincón, hay algo que eleva la categoría a otro nivel: mármol italiano, granito, aberturas que parecen obras de arte, baño privado para cada una de las cuatro habitaciones y una cocina equipada con electrodomésticos de última generación. La dueña es María Lila Rincón, la esposa de Roberto Enrique Rincón Fernández: el empresario venezolano que en 2015 se declaró culpable de lavado de dinero y del desvío de más de 1.000 millones de dólares de la corporación estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa), en uno de los mayores casos sentenciados de corrupción ocurridos en el país.

Valorado en 17 millones de dólares, este apartamento se encuentra en una de las áreas con el metro cuadrado más caro de la isla. La zona es conocida como el Billonaire Row, la avenida de los multimillonarios, célebre por la concentración de fortunas que se despliegan en un grupo de ocho rascacielos residenciales. El One 57, donde queda el inmueble de la esposa de Rincón, fue inaugurado en 2014. La estructura fue concebida por el laureado arquitecto francés Christian de Portzamparc y sus interiores por su colega danés Thomas Jull-Hansen, también profesional de cartel global. Muchos de los apartamentos de la zona fueron adquiridos como inversión inmobiliaria de grandes capitales y están a la venta, tal como pasa con el de María Lila Rincón.

la familia posee al menos dos apartamentos más en Brickell, el corazón financiero de la ciudad de Miami. Los inmuebles rondan en total los 19 millones de dólares y forman parte de los hallazgos de un trabajo de investigación periodística que siguió la pista de las propiedades de 11 venezolanos en Estados Unidos, una muestra que refleja la escala de las operaciones de personas de interés en ese país.

La lista incluye a parientes de exaltos cargos gubernamentales —como la esposa de Carlos Erick Malpica, quien no solo fue tesorero de la nación y jefe de las finanzas de la petrolera estatal sino que es sobrino de Cilia Flores, pareja de Nicolás Maduro—; a exfuncionarios de Pdvsa —como Alfonzo Gravina y Karina Núñez, relacionados con la trama de Rincón—; y a contratistas de alto perfil del chavismo y miembros de sus entornos familiares o de negocios —como Naman Wakil, Ricardo Morón, Morela Hernández de Morón, María Lila y José Roberto Rincón, Atahualpa Fernández Arbulu, Franz Muller y Amir Nassar Tayupe— . De los 11 personajes rastreados, cuatro de ellos han sido imputados por la justicia de Estados Unidos y uno está incluido entre las más de 200 personas cercanas al chavismo incorporadas a la lista Clinton del Departamento del Tesoro.

Chavismo INC. identificó 33 propiedades relacionadas con ellos que abarcan un rango de precios que van desde los 220 mil dólares hasta inmuebles de lujo que superan los 17 millones de dólares, y que juntas superan los 60 millones de dólares. Los inmuebles fueron adquiridos entre los años 2006 y 2019 en Estados Unidos, uno de los más buscados por quienes quieren invertir en propiedades y pasar desapercibidos. Todas las propiedades rastreadas para este trabajo se encuentran en el estado de la Florida —principalmente en el vecindario de Brickell— a excepción de dos que quedan en Texas y en Nueva York. La mayoría se encuentran a nombre de empresas que no registran actividad comercial, salvo ser la propietaria del inmueble. Otras, a nombre de esposas, socios y familiares, y en algunos casos han sido compradas para luego ser vendidas a pérdida unos meses después.

De acuerdo con la Asociación Nacional de Bienes Raíces, los venezolanos figuran desde 2003 en los primeros lugares entre los latinoamericanos que más compran propiedades en el suelo estadounidense, que se ha convertido en uno de sus destinos favoritos para migrar. La mayoría hizo operaciones legales en el mercado inmobiliario, pero sobre otros se han posado los ojos de las autoridades locales que llevan la delantera en la lucha contra la corrupción proveniente de Venezuela. Solo en el sur de Florida, que ha atraído la mayor parte de la migración, se han incautado bienes por más de 450 millones de dólares, de los cuales una parte han sido inmuebles. Hasta la fecha, en Estados Unidos se comenzaron 38 investigaciones y causas judiciales que involucran más de 100 personas y evidencian el desfalco al Estado venezolano por más de 16.049 millones de dólares, según cifras de Chavismo INC. 

Nada de esto amedrentó a los venezolanos vinculados al poder chavista que, de todas maneras, invirtieron en propiedades. Hacerlo es legítimo: cualquiera puede comprar una casa donde quiera, sólo en algún momento deberá acreditar de dónde viene el dinero que le permite hacerlo. Chavismo INC. sólo comparte aquí las adquisiciones, relaciones y otro tipo de interacciones que pueden acercar una dimensión del patrimonio y el alcance de un listado de personas de interés en el mundo.

La información fue obtenida tras rastrear, entre otros documentos, casos judiciales, registros de empresas y patrimonio de personas vinculadas al chavismo en 69 países, con los que se construyó una base de datos. La iniciativa de investigación transnacional de Transparencia Venezuela en alianza con la plataforma latinoamericana de periodismo CONNECTAS y Alianza Rebelde Investiga (ARI), en la que participaron periodistas e investigadores de Venezuela, Argentina, Panamá, España, Estados Unidos, República Dominicana, El Salvador, Nicaragua, Uruguay y Bolivia.

LLC propietarias

El apartamento 45C del edificio One57 de la calle 57, uno de los más lujosos y caros de Manhattan, está a nombre de la empresa Unit 45c Holding LLC, registrada en Texas. Este inmueble ahora está en venta —“One57 es donde te espera una vida lujosa”, se lee en el anuncio— por 16 millones de dólares. Fue comprado en marzo de 2015 por 17.3 millones de dólares pagados en efectivo, según los registros de la propiedad a los que tuvo acceso Chavismo INC. La empresa comparte dirección con varias pertenecientes a Roberto Rincón en el estado de Texas, y es manejada por Maria Lila Rincón.

Un grupo de 25 propiedades identificadas en esta investigación fueron adquiridas por empresas vinculadas a las personas de interés. En este grupo se encuentran la propia María Lila Rincón, y su apartamento de lujo en Manhattan; la casa de película que un empresario le reservó a la exanalista de compras de Pdvsa, Karina Nuñez; y las de los contratistas Ricardo Morón, Morela Hernández de Morón, Atahualpa Fernández Arbulu, Amir Nassar Tayupe, Naman Wakil y Diego Villarroel Atela.

La legislación de Estados Unidos permite que los compradores usen empresas que no están obligadas a tener actividad económica, lo que facilita el ocultamiento de bienes: en muchos casos es casi imposible conocer con certeza la fuente de dinero detrás de este tipo de empresas, ya que los compradores pueden registrar las sociedades fantasma a nombre de contadores, abogados o familiares. Chavismo INC. muestra que es una modalidad común, y muy usual, en otras jurisdicciones, como Panamá. A veces, las compras las realizan grupos de inversores, lo que oculta aún más el origen de los fondos. A eso hay que sumarle que la directiva de cualquier compañía puede cambiar, sin que tenga que ser reportado en los registros de propiedad del inmueble. Por eso, por cuestiones de riesgo y secrecía, muchos eligen esa modalidad. 

 

Fuente: Chavismo INC