En 2019 diputados venezolanos denunciaron ante autoridades estadounidenses hechos en los que se involucra de manera directa a empresarios y exfuncionarios públicos afectos al chavismo, entre ellos David Manuel Pita Bracho, de quien se aseguró era el representante de la empresa BANCASA AG, con sede fiscal registrada en Suiza y a la institución financiera internacional ZAMAN BANK JSC, ubicada en Kazakhstan.
La denuncia fue elevada entonces ante el Fiscal General Adjunto de la División Criminal del Departamento de Justicia de los Estados Unidos, Brian Benckonwski.
 
“También solicitamos ante el Secretario General del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos de Norteamérica, Steve Mnuchin, una investigación de actos de corrupción relacionada con el lavado de dinero y legitimación de capitales, al mismo tiempo que el mismo requerimiento fue dirigido tanto al Fiscal Federal del Distrito Sur de La Florida, Benjamin Greenberg como al Fiscal General de EEUU, Jeff Sessions, a quienes agradecemos su buena voluntad en pro de la recuperación de nuestro país», precisó en 2019 Chaim Bucaram, uno de los en aquel entonces diputados de la oposición encargados de formular la denuncia, según Cocky de la Torre expresa.se.
 
«Este pedimento lo hicimos en nombre y del pueblo venezolano, y es por ello que solicitamos a Estados Unidos se lleve a cabo el bloqueo y congelación de dinero, valores, bienes muebles e inmuebles que aparezcan relacionadas con las personas involucradas en tal hecho».
 
En 2019 la Comisión Permanente de Contraloría de la Asamblea Nacional de Venezuela había iniciado una investigación acerca de los supuestos manejos irregulares y operaciones de lavado de dinero de la empresa Bancasa AG y su representante legal, David Manuel Pita Bracho, quienes recibieron el contrato de asesoría de los bancos oficialistas —Banco de Venezuela y Banco Bicentenario— para el manejo y administración de los puntos de venta de dichas entidades. Las averiguaciones preliminares llevaron a estimar al Poder Legislativo que el Zaman Bank, un banco de la República de Kazajistán, figuraría como la entidad a través de la cual se llevarían a cabo las operaciones irregulares para legitimar los capitales provenientes de las actividades delictivas.
 
Bancasa AG no era más que una empresa de maletín, cuyo representante, David Pita, ha incumplido con la cancelación de las comisiones a los funcionarios del Banco de Venezuela y el Banco Bicentenario que facilitaron la negociación irregular, para las cual, el Zaman Bank sería la entidad a través de las cual se llevarían a cabo dichos pagos. Sobre esta entidad, Maibort Petit, en artículo para Diario 16 señaló que había sido denunciada en 27 ocasiones ante el Banco Central de Kazajistán por llevar a cabo operaciones fuera de la cámara de compensación.
 
El 17 de julio de 2019, los diputados Conrado Pérez, Richar Arteaga, Adolfo Superlano, Chain Bucarán y José Brito, presidente y miembros, respectivamente, de la Comisión Permanente de Contraloría de la Asamblea Nacional, emitieron una comunicación con carácter “urgente” dirigida al Fiscal General de los Estados Unidos, Jeff Sessions, para informarle que esa entidad del Poder Legislativo venezolano se encontraba realizando una investigación administrativa relacionada con el lavado de dinero y legitimación de capitales resultantes de los hechos de corrupción cometidos por empresarios, exfuncionarios —en la actualidad prófugos de la justicia— y terceras personas, en contra del patrimonio público de Venezuela.
 
Refirieron los parlamentarios que en dichos hechos irregulares estaban involucradas directamente la institución financiera internacional Zaman Bank JSC, ubicada en el Mashkhur Zhusup St 111, Ekibastuz 14000, Kazakhstan y el ciudadano David Manuel Pita Bracho, quien se presenta a sí mismo como representante o “managing” —gerente— de la empresa Bancasa AG, registrada bajo el número CHE-228.803.389 y domiciliada en Schanzeneggstrasse 1, Zurich 8002, Suiza.
 
Los diputados pidieron al fiscal estadounidense su cooperación y buenos oficios para trabajar mancomunadamente en la erradicación del flagelo de la corrupción que atenta contra la estabilidad de las naciones y poder enjuiciar y castigar a las personas que habían participado como autores, cooperadores y cómplices de estos delitos.
 
En concreto, los diputados de la Comisión de Contraloría de la AN solicitaron al fiscal Sessions, que llevara a cabo una investigación exhaustiva de las personas naturales y jurídicas señaladas, a objeto de determinar su responsabilidad en los hechos señalados. Asimismo, pidieron tomar medidas como el requerimiento de los movimientos bancarios y otras transacciones financieras realizadas por David Manuel Pita Bracho y el Zaman Bank JSC, así como también el bloqueo y congelación del dinero, valores, bienes muebles e inmuebles que pudieran estar a nombre de estas personas y relacionadas con los hechos investigados.
 
Pero la investigación de la Asamblea Nacional de Venezuela, presidida entonces por Juan Guaidó, no tuvo muchos resultados, comentándose luego sobre el posible pago de sobornos por parte de los investigados a diputados venezolanos encargados de investigar el caso, algunos de ellos parte del grupo denominado «Los Alacranes», que rompieron con Guaidó tras ser acusados de haber emitido cartas de buena conducta a favor de Alex Saab. Pero cierto o no, la verdad es que no ha sucedido nada.
 

Delatores de Alex Saab

 
David Manuel Pita Bracho movió fondos de bancos estatales venezolanos a través del Zaman Bank JSC en Kazakhstan, país mayoritariamente musulmán, obviando de alguna forma las sanciones impuestas por el Departamento del Tesoro estadounidense. Pero también, por órdenes venezolanas de alto nivel gubernamental, Pita Bracho tenía la cualidad de pagarle a contratistas beneficiados con obras del Gobierno chavista.
 
David Pita tenía control de fondos que se encontraban en un banco de capital venezolano en Curazao, asociados a bonos de la deuda externa venezolana por un valor de $800 millones, que fueron rematados por apenas $90 millones, lo cual equivalió a una pérdida de $700 millones para el Estado venezolano en una operación en la que el único beneficiado fue Pita.
 
 
Fuente: Noticias Candela