El reguetón boricua y hasta la guaracha cubana han marcado el paso de sus negocios, que lo llevaron desde la provinciana Maracay a codearse con luminarias del espectáculo y el deporte mundiales. Incluso se aventuró a ser representante de El Duke, un artista urbano, hijo del Contralor General del chavismo. Pero a la hora de abrir empresas offshore, Moisés Capriles Monque suele abandonar las islas del Caribe por preferir jurisdicciones más exóticas como Hong Kong.

Cuando Moisés Eduardo Capriles Monque acudió a la firma de servicios offshore SFM Corporate Services en 2016, para crear una empresa en Hong Kong, marcó un paradigma en sus actividades comerciales. Salido del seno de una familia a los negocios y a las relaciones públicas, Capriles Monque, ahora próximo a cumplir 42 años de edad, siguió los pasos de sus parientes en diferentes empresas: primero, en un concesionario familiar en Venezuela; luego en un negocio textil en España; y, finalmente, con su expansión a los negocios offshore. En medio de esa parábola, se hizo cargo de la representación del reguetonero El Duke, nombre artístico de Jesús Amoroso, hijo del Contralor General de Venezuela y exparlamentario chavista, Elvis Amoroso.

Una de esas apuestas empresariales del abogado, oriundo de Maracay -capital del estado Aragua, en el centro-norte de Venezuela- pero que también tiene nacionalidad española, quedó registrada en los millones de documentos que componen los Pandora Papers, una filtración procedente de 14 proveedores de servicios financieros offshore, recibida por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés) y compartida con más de 600 periodistas de 117 países, y 150 medios de comunicación, incluido Armando.info.

El acercamiento de Capriles Monque, junto a dos socios, a la firma SFM Corporate Services, una de sus 14 empresas reflejadas en la filtración, lo hizo con el propósito de crear una compañía de servicios financieros en el paraíso fiscal de Hong Kong, un área que, al menos en su hoja de vida e historial empresarial, no figuraba hasta entonces.

“La empresa negociará contratos financieros y comerciales, materias primas, deudas, instrumentos financieros, gestión de activos, ampliaciones de líneas de crédito para proyectos”, se lee en los documentos de constitución de Norai Investment Limited. En la compañía, Capriles Monque comparte sociedad con su tío Ramón Pla Nadal, un expolítico catalán devenido en empresario, y Alberto D’Angelo, de Caracas pero con nacionalidad italiana. El grupo se asoció en Mataró, una ciudad agricultora y de reconocida producción textil en la zona costera de Cataluña, en España, donde hasta hace pocos años coincidieron como lugar de residencia.

En una primera acción, después de creada la sociedad, Pla Nadal, Capriles Monque y D’Angelo acordaron nombrar como directora de Norai Investment Limited a Genevieve Odette Rona Magnan, una administradora conocida entre las filtraciones de documentos offshore. Es un nombre que ha aparecido como secretaria, directora o manager en cientos de empresas mencionadas en los Panama Papers, Bahamas Leaks y Paradise Papers, según contabiliza el sitio de los Offshore Leaks, administrado por el ICIJ. Sus participaciones suelen ser provisionales. Un ejemplo de ello es, precisamente, Norai Investment Limited, cuya dirección asumió en abril de 2016 y dejó semanas antes de que la sociedad quedara disuelta, entre diciembre de 2018 y abril de 2019.

La offshore se creó, de acuerdo con D’Angelo, para facilitar una transacción entre proveedores chinos y compradores turcos que había conseguido Capriles Monque. A través de esa operación debían movilizar contenedores cargados con perillas e implementos usados para armar cajones para mesas. El cliente era una empresa de Turquía enfocada en proveer materiales de oficinas en su país. Pero la operación nunca se completó, según D’Angelo.

“Mi trabajo iba a ser de operador logístico. Es decir, mis honorarios los iba a facturar a esa empresa (Norai Investment Limited) y, para ellos asegurarme a mí que iba a cobrar, me quisieron meter en la sociedad. Simplemente yo iba a manejar los contenedores que saldrían de Shanghái a Estambul, e iba a organizar el tema de la recogida y movilización”, dijo en conversación telefónica con Armando.info.

Así, Pla Nadal, residenciado fiscalmente en Suiza, abrió la sociedad en Hong Kong por recomendación de su gestor fiscal. Una empresa que cerraron en 2019 porque, según D’Angelo,  “estaba generando gastos muy altos de mantenimiento y operativos de casi 400 euros mensuales”.

Norai Investment Limited se abrió con un capital inicial de 1.000 dólares repartidos en acciones entre sus tres principales socios, muestran los documentos de la filtración. Por incorporar la sociedad a la jurisdicción de Hong Kong pagaron 3.348 dólares; otros 2.450 dólares entre el pago de impuestos al Gobierno hongkonés y multas por retrasos en la renovación de la empresa; y 2.200 dólares por la disolución de la compañía.

El reportero también envió solicitudes de información a Capriles Monque pero, hasta la fecha de publicación de este reportaje, no se recibió respuesta de su parte.

 

Dando la nota

“Los años me han dado un olfato diferente en los negocios y en la vida”, publicó Capriles Monque en su instagram el 21 de abril de 2019. Con esa frase iniciaba él mismo la presentación de su nueva faceta empresarial, en esta ocasión en el mundo del reguetón. “El día de hoy quiero compartir este nuevo proyecto en el que creo y apuesto. Sé que será de otro nivel. Un duro de mi país @eldukeoficial; con su talento la inversión está segura. Aquí estoy para apoyarte en cada paso que des, Dios bendiga esta unión y que la música hable”, agregó el empresario junto a una fotografía en la que Jesús Amoroso firmaba unos papeles, en una mesa sobre la que veían dos copas de vino tinto.

La carrera musical del hijo del Contralor había comenzado apenas tres años antes, en 2016, con el lanzamiento del tema Te quedas o te vas de la mano de la crema y nata de la producción reguetonera internacional. En esa primera canción participó el dúo de productores dominicanos Luny Tunes, famosos en la industria por ser responsables de algunos de los éxitos de los artistas más representativos de este género, como Daddy Yankee, Wisin y Yandel y Don Omar. El video musical, además, fue dirigido por Marlon Peña (Marlon P.), el mismo realizador que ha filmado clips para  J. Balvin, Ozuna o Nicky Jam.

El contrato con su nuevo manager, según divulgó El Duke en su cuenta de Instagram, se firmó el 17 de abril, pero decidió oficializarlo cuatro días después. “Mi gente, esto es lo que quería contarles, un paso muy importante para mí porque gracias a Moisés podremos llevar mi música a otro nivel! La pieza que faltaba”, celebró el cantante en una publicación. Entre los primeros comentarios resalta el de Capriles Monque, que le escribió a Sam Kay, el dueño de Sik Silk, una marca de ropa urbana de Reino Unido, para proveer algunas prendas al reguetonero.

Pocos días después, el 27 de abril de 2019, Moisés aseguraba que aunque estaba lejos –él en Europa y su representado en Venezuela–, estaba atento de la carrera del cantante. “Ninguna inversión es 100% segura, pero pocas veces me equivoco (modestia aparte), ya me he equivocado mucho y por eso ya no pasa”, escribió el empresario en un mensaje en el que mencionó a El Duke y se les veía conectados en una videollamada.

 

Negocios familiares

Sobre la familia Capriles de Maracay, especialmente por el lado de los Capriles Hernández, pesan años de relaciones comerciales. La red empresarial que construyeron en la capital aragüeña les permitió erigirse como dueños de medios de comunicación, como el diario El Siglo; empresas de construcción; establecimientos médicos, entre ellos el Centro Docente Cardiológico Maracay; el equipo de baloncesto Toros de Aragua y también cargos públicos, tanto de jurisdicción nacional como regional, desde la secretaría de la Gobernación de Aragua hasta un puesto de diputado en el extinto Congreso Nacional.

Nacido el 20 de diciembre de 1979, Capriles Monque ha estado en contacto con el sector empresarial desde joven. Su ruta corporativa se inauguró en una apuesta familiar en el sector automovilístico.

Consiguió su primer puesto en la junta directiva de una empresa venezolana en 2009, como director de Jamboree Motors, C.A, según los datos del Registro Nacional de Contratistas (RNC). Se trata de un concesionario en el que, junto a primos y tíos, participó en “la compra-venta, consignación, importación y exportación de todo tipo de vehículos a motor, repuestos y accesorios, trabajos de mecánica, latonería y reparación en general”. La sociedad sigue activa, con sede en la avenida Bolívar de Valencia, capital del estado Carabobo, pero sin Moisés Capriles Monque entre sus accionistas o directivos.

Personas cercanas a la familia Capriles, entre ellos periodistas que durante años trabajaron en el diario El Siglo, propiedad de la familia, comentaron a Armando.info que las relaciones empresariales y políticas de los Capriles se remontan a los años en los que Carlos Tablante se desempeñaba como Gobernador del estado Aragua (1990-1996). Su campaña política, según constató el diario El Tiempo de Bogotá, había sido financiada por los Capriles Hernández. Una vez electo, Tablante nombró a Manuel Capriles, tío de Moisés, como secretario de la gobernación aragüeña.

¿Por qué habría de fijarse uno de los dos grandes diarios de la capital colombiana en una familia político-editorial de Maracay? Por uno de los crímenes más sonados en la Venezuela de los años 90. Se trató del suicidio aparente de Lorena de Capriles, un hecho de sangre que ocupó portadas de revistas y secciones de Sucesos por semanas, y cuyas dudosas características reorientaron las sospechas hacia la posible comisión de un asesinato cuyas autoría podía corresponder al empresario Manasés Capriles, hermano de Tulio, Ivonne y Manuel Capriles Hernández pero, sobre todo, padre de Moisés Capriles Monque.

La primavera con el poder regional duró hasta que Didalco Bolívar reemplazó a Tablante como gobernador del estado (1996-2008). A partir de entonces, impulsado por los reportajes desfavorables a su gestión que se publicaban en El Siglo, dejó de gozar de los favores de la gobernación.

Una disputa por el control de la empresa editorial terminó de resquebrajar la cohesi+pon de la parentela. Entonces los hermanos Tulio Capriles Mendoza y Mary Alicia Capriles se disputaron la dirección del diario El Siglo en un proceso judicial que se extendió por la familia. En enero de 2007, mediante una solicitud de amparo solicitada por los socios minoritarios de la empresa, funcionarios de la Policía de Aragua tomaron las instalaciones del periódico y despojaron de la dirección a Mary Alicia Capriles Hernández y Manuel Capriles. Como resultado, Tulio Capriles Mendoza se quedó con la jefatura del medio, cargo que detenta actualmente. Es allí, coinciden las fuentes, donde surgieron lazos que permitieron a una parte de la familia acercarse a funcionarios del chavismo. Entre ellos, Elvis Amoroso, procedente de Aragua.

 

Fuente: armando.info

Vía: Expresa