Miguel Mawad, señalado de presuntas irregularidades a través del Banco de Desarrollo Económico y Social de Venezuela (Bandes), y sus vínculos al narcotráfico, es considerado uno de los 15 «boliburgueses» con mayor fortuna, es otro de los que disfrutan las mieles de Estados Unidos, muy lejos de la crisis provocada por la autodenominada revolución bolivariana.

Según publicó la página Info Venezuela, es aliado de Alejandro Andrade, extesorero de la República y quien está en medio de una investigación federal en Estados Unidos. Mawad es hijo de Romeo Moawad, vinculado al chavismo y que gracia a ello habría amasado millones y millones de dólares.

El joven está residenciado en una mansión en Miami Beach. En días pasados Miguel Antonio Mawad Bakhos fue objeto de escrache por venezolanos en un restaurante en Miami, Estados Unidos. Durante el penoso momento, le reclamaron la procedencia de su dinero.

“Nosotros mamándonos en Venezuela, la gente no tiene qué comer y ustedes robando dinero y miren dónde se gastan. ¡Qué bolas! Ladrones de mierda que está aquí disfrutando”, expresó la fémina, quien aseguró que los hijos del hombre “estudian en colegios privados”, reclamó una mujer.

Aunque el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos ha sancionado a varias personas vinculadas con hechos de corrupción, lavado de dinero, Mouawad Mawad, no ha sido incluido en esta lista. Aunque tienen un historial de acusaciones federales en Estados Unidos y de denuncias de corrupción en Venezuela.

La familia entera de los Mouawad fue incluida como defendants (acusados) en relación al caso del financista venezolano Francisco Illarramendi. Según una demanda del receiver del caso John Carney, la familia integrada por Romeo, su esposa, su hija Tania y su hijo Miguel Mouawad utilizaron tres empresas que establecieron en las Islas Vírgenes Británicas (BVI) y en Belize, para recibir más de $71 millones en fondos transferidos por el propio Illarramendi.

Según el portal Venezuela al Día, en un trabajo de investigación, las dos empresas abiertas por los Mouawad en BVI, Horion Investment Ltd y Grimsel Group, Ltd, y la firma fundada en Belize, M Holding S.A., fueron descritas como “compañías de fachada” establecidas con el único propósito de recibir las transferencias fraudulentas de Illarramendi.

Los Mouawad también fueron mencionados en la demanda de Carney en otra segunda operación realizada por intermedio del empresario Walter Stipa, de $15 millones, que fueron usados para comprar un hotel de playa en Aruba.

 

Fuente: Prensa América