Esta vez hablamos del “empresario” petrolero zuliano Gerardo Pantín Shortt y  su hermano Eduardo Pantin Shortt y su hombre de confianza Javier Sanguino, quiénes, obtuvieron a través de las empresas Cpven S.A y Sepesa C.A, contratos mil millonarios otorgados por PDVSA. 

Cpven S.A, que entre los años 1998 y 2002 enfrentó serios problemas financieros que casi la llevaron a la quiebra, y al cese de sus operaciones, logra, a partir del 2004, hacerse con millones de dólares adjudicándose más de 30 contratos de servicio muchos de ellos no ejecutados o finiquitados. Para ese entonces, Rafael Ramírez, ya era ministro de Energía y Minas y ese año se estrenó como presidente de PDVSA.

Solo entre los años 2010-2015, PDVSA les otorgó 23 contratos de servicios. Esto sin incluir los 12 contratos que le otorgó a la empresa Sepesa C.A, a nombre de Javier Sanguino, entre 2008-2015.

Así es cuando el 30 de abril del 2013, la totalidad de las acciones de Cpven S.A se “venden”, o más bien, traspasan a Cpven Oil Field Services Sl., empresa inscrita en el Registro Mercantil de Madrid y que solo cuenta con un capital social de 3,000 euros.

Esta empresa, a su vez, pertenece en su totalidad a Cpven Holding Limited, empresa registrada en la isla de Malta, la cual maneja en calidad de miembro a la empresa Cpven Oil Consulting LLC, una compañía extranjera formada En el estado de Delaware que opera en la Florida.

En lo que refiere a Sepesa C.A, la trama es menos compleja, pero con el mismo trasfondo irregular: Javier Sanguino aparece como presidente, mientras que el 100 por ciento de las acciones son propiedad de Oil Consulting Enterprise, una “empresa de maletín” o “shell company” registrada en el Estado de Florida a nombre de German Leal y en esta dirección:1065 NW 128th Pl Miami, FL 33182.

Esta residencia de clase media, además de ser donde está registrada la empresa Oil Consulting Enterprise también es refugio de otras cinco empresas. Insólito que PDVSA le haya otorgado 14 contratos millonarios a esta empresa de maletín que opera desde semejantes “Headquarters”.

Estos individuos, además de ser poseedores de cuentas en Estados Unidos, Panamá, Malta, España y en varios paraísos fiscales, también son dueños de yates, aviones, propiedades y demás.

 

Fuente: Noticias Candela