Las exigencias de pureza política del chavismo hallan refutación en la parábola del abogado y empresario Generoso Mazzocca, quien comenzó su carrera política con Copei y fue candidato a gobernador por AD, antes de encontrar cobijo bajo el ala del comandante Wilmar Castro Soteldo en el estado Portuguesa. Desde esa entidad llanera ha construido durante la última década un emporio agroindustrial con proyección nacional, del que quiere «que sea como Polar», y cuyo rendimiento le alcanzó para rescatar el equipo de fútbol local, insignia de la región, aunque diera pérdidas.

Ya sea para camuflarse, mostrar un semblante amenazante ante el peligro o expresar una condición anímica, las células pigmentarias del camaleón pueden reflejar la luz de tal forma que consiguen que la piel de este animal sea percibida como el verde de las hojas, el marrón de la tierra o, incluso, teñirla de un rojo intenso, similar al de algunas flores o de cierta vegetación.

El mecanismo de adaptación del abogado Generoso Mazzocca Medina parece funcionar de manera similar. Según el entorno político, ha cambiado varias veces de colores y vínculos, empezando por el tradicional verde de Copei (partido socialcristiano) de sus inicios en la política, al rojo del socialismo de la autodenominada Revolución Bolivariana, con la que ahora posee nexos empresariales y personales.

Constituyó empresas con personajes como el exescolta de Chávez y exdirector de la policía política (Disip, entonces; luego Sebin), Carlos Luis Aguilera Borjas, que apareció en la lista de sospechosos por presunto lavado de dinero durante las investigaciones de la Banca Privada de Andorra (BPA). Pero en los últimos tiempos empieza a salir del camuflaje y a levantar cabeza, bien como empresario agropecuario o como receptor de prebendas oficiales; como gerente deportivo, al comprar y asumir la dirección del legendario Portuguesa Fútbol Club, o como una persona con contactos de privilegio entre las altas esferas del poder judicial en Caracas.

Descendiente de una familia de empresarios italianos de Maracaibo, estado Zulia, región petrolera ubicada al noroeste del país, con 54 años de edad, Mazzocca se mudó de joven a Caracas, donde culminó sus estudios como abogado en la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) en 1988.

En la capital conocería al actual magistrado suplente de la Sala de Casación Penal del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), Juan Carlos Cuenca Vivas, uno de los llamados magistrados express por su designación instantánea por parte de la Asamblea Nacional chavista en su última sesión, en diciembre de 2015, justo antes de que empezara una nueva legislatura de mayoría opositora. Una fuente tribunalicia, que pidió el anonimato, asegura que el magistrado ha favorecido a Mazzocca, a través de su influencia en los tribunales civiles y mercantiles.

El nombre del magistrado venezolano apareció en un informe del Servicio de Prevención de Blanqueo de Capitales (Sepblac) de España, en 2012, luego de que el Banco Madrid —filial de BPA en el mercado español y que, como su matriz, colapsaría tras el escándalo de pago de comisiones ilegales por más de 2.000 millones de euros en 2015— reportara al ente regulador sobre posibles movimientos de lavado de dinero por parte del juez Cuenca. De acuerdo con una nota de El Español de Madrid, Cuenca Vivas se registró como cliente del banco a través de diversas sociedades como Asesores Financieros Siglo XXI MD C.A., cuyo objeto principal era la asesoría en materia financiera a corporaciones, empresas, grupos económicos, empresas del Estado venezolano y personas naturales.

“Los documentos aportados por el cliente con ocasión de alguna de las transferencias internacionales realizadas presentan indicios de simulación (falta de un objeto claro, falta de proporcionalidad entre contraprestaciones, etc.)”, señaló el banco, que decidió poner fin a sus relaciones comerciales con el funcionario.

Mazzocca, quien aceptó responder personalmente las interrogantes de este medio, fue enfático en reivindicar su carrera como “abogado exitoso” y negó ser favorecido por ningún funcionario público. Confirmó que tiene trato con el magistrado desde hace muchos años. Sin embargo, dijo desconocer las acusaciones contra Cuenca. “A él [Cuenca] le gusta mucho el básquet. Me pidió que lo ayudara con un equipo en Portuguesa. Se dio la oportunidad de que se constituyera en Guanare [capital del Estado]. Se llama Centauros de Portuguesa. Se consiguió la sede y el permiso por parte de la liga”.

El de 2010 se reveló como un año decisivo para ese reposicionamiento. Como ya lo reseñó Armando.info en un reportaje anterior, fue cuando Mazzocca fundó la empresa Alimentos Gema C.A. junto al capitán y exdirector de la extinta Dirección General Sectorial de los Servicios de Inteligencia y Prevención (Disip, ahora Sebin, nombre de la policía política del régimen), Carlos Luis Aguilera Borjas, con el propósito de “importar alimentos”.

Aguilera, investigado por presuntos sobornos millonarios de empresas europeas para obtener contratos en Venezuela, también estuvo vinculado, como cabildero, con el sector de la construcción y la importación de insumos médicos y alimentos. El invisible, como llamaba el fallecido presidente Hugo Chávez a su antiguo escolta, sólo se mantuvo entre los directores de Alimentos Gema hasta el 20 de mayo de 2011, cuando vendió sus acciones a Nayadet Mogollón, una abogada de confianza de Mazzocca.

Poco después, durante su mudanza al estado Portuguesa, una entidad de los llanos occidentales que el lugar común suele mencionar como el granero de Venezuela, entra en contacto con el también excomandante de la misma asonada castrense y actual ministro de Agricultura y Tierras, Wilmar Castro Soteldo, gobernador de la entidad para la época. Fuentes del estado añaden que Mazzocca llegó “de la mano” de Castro a la región, para convertirla en baluarte de sus negocios.

 

Los vínculos con Castro Soteldo

En 2012, cuando Mazzocca compró Agrícola A y B, empezó a establecer distintas alianzas comerciales con el entonces gobernador y futuro ministro, Castro Soteldo. La primera fue la de la propia empresa arrocera. En un acta de la junta directiva de la empresa del 12 de diciembre de 2012 los directivos aprueban que Agrícola A y B participe como accionista de la “empresa conjunta” Corporación Agroalimentaria de Portuguesa C.A. (CAPO), cuyas siglas en la actualidad son Caposa, junto con la gobernación de esa región. En los documentos de la compañía se indica que esta alianza tiene como base el “Decreto con Rango Valor y Fuerza de Ley, que Promueve y Regula las Nuevas Formas Asociativas Conjuntas entre el Estado, la iniciativa comunitaria y privada para el desarrollo de la economía nacional”, publicado en la gaceta número 39.945 del 15 de junio de 2012.

Misterioso como siempre, a pesar de que admite haber comprado la arrocera en 2012, el nombre de Mazzocca no aparecerá en los documentos de Agrícola A y B sino hasta el 4 de julio de 2017 cuando en calidad de director de Alimentos Gema compra todas las acciones que posee Socuy Agropecuarias sobre la industria.

En 2014 ya los vínculos con el entonces gobernador quedan registrados en la prensa, primero con la adquisición del Portuguesa FC ese año, club del que Mazzocca es designado presidente con el apoyo del dirigente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y otros eventos como la llamada “ExpoJamaica”, que se realizó en Kingston, la capital de esa nación caribeña, bajo los auspicios de Petrocaribe y el propio Castro Soteldo. Entre la comitiva de empresarios que escogió el gobernador para acompañarle se encontraba Mazzocca, como lo reseña una nota de prensa del organismo regional.

Mazzocca, sin embargo, niega cualquier gesto de Castro Soteldo para favorecerlo y asegura que el Portuguesa FC -un club de pasado glorioso, que alguna vez llegó a fichar al mundialista brasileño Jairzinho en sus filas- fue «un cangrejo” que le produjo pérdidas hasta que lo vendió en agosto de 2020 a Maikel Frías, otro empresario del círculo cercano del actual ministro. Cuando se le cuestiona por qué costeó el club durante seis años de pérdidas, aseguró que los principales ingresos provenían de la venta de jugadores de la plantilla a equipos internacionales. Añade que asumió las pérdidas por la “pasión por el fútbol” que heredó de su ascendencia italiana.

Pero estos no fueron los únicos guiños que recibió Mazzocca desde el chavismo. En abril de 2014 el Centro Nacional de Comercio Exterior (Cencoex) asignó más de 6,7 millones de dólares preferenciales a la empresa Agropecuaria Temblador C.A. Esta empresa tiene la misma dirección de Alimentos Gema, la industria que inició el abogado junto a Aguilera Borjas. Esta compañía tiene como clientes a Mercal, a Agrícola A y B y Codealca, dos industrias de la Corporación Mazzocca, así como a Friveca y Ganadería El Rey de Coche, dos empresas relacionadas con el sector alimentos que pertenecen a su hermano, Ángelo de Jesus Mazzocca Medina.

Mazzocca reconoció que, aunque su nombre no aparece en la junta directiva de Agropecuaria Temblador, es también el dueño de esta compañía. De acuerdo con la base de datos Import Genius, esa industria realizó 43 importaciones entre 2010 y 2014. Mazzocca envió a este medio unas cifras de importación que van entre los años 2010 y 2013 por un total de 27 millones de dólares. Hay que recordar que la asignación de dólares preferenciales fue hecha en 2014. En la entrevista Mazzocca señaló que esto estaba destinado a la importación de ganado, algo que confirma Import Genius, que señala que la empresa importó casi dos toneladas de animales en pie ese año. Añadió que la industria no realiza ninguna actividad económica en la actualidad.

Otra de las “alianzas estratégicas” que realizó el empresario con la gobernación de Portuguesa en 2019, ahora con Rafael Calles como gobernador, fue para administrar el Central Azucarero Santa Elena, ubicado en Acarigua-Araure, la principal urbe comercial de la región, como ya lo indicó Armando.info. Trabajadores del central señalaron en mayo a este medio que esta planta seguía sin moler caña de azúcar.

Mazzoca relata que la gobernación de Portuguesa le ofreció el central, “luego de que varias personas” declinaran asumir la planta. Aseguró que hizo una “inversión importante” y que el central está operativo pero que no pudo conseguir el gasoil necesario para ponerlo a funcionar antes de que culminara la zafra de azúcar de este año. Explicó que los costos le hicieron pensar en entregar el central en varias oportunidades: “Fue un golpe muy duro del cual no me he podido recuperar todavía”.

Su principal socio en varias empresas también aparece Hjalmar Gibelli Gomez, el dueño de seguros La Internacional. Gibelli fue acusado por la fiscalía venezolana, junto a Fabrizio Della Polla, un empresario dedicado a la importación de alimentos para animales, de conformar una “red estructurada de carácter trasnacional” que obtuvo de manera irregular la suma de 245,5 millones dólares entre 2011 y 2015, con los cuales “habrían obtenido cuantiosas ganancias a través del comercio en el mercado negro de las divisas”.

Un documento de un tribunal de Estados Unidos de diciembre de 2017 señala que ambos admitieron la acusación de lavado de dinero y reconocieron que un avión y dos yates que les incautaron, así como más de 1,8 millones de dólares, provenían de fondos de un esquema ilegal para intercambiar moneda venezolana por dólares estadounidenses en el mercado negro. Pero la sala penal del TSJ, en donde se encuentra Juan Carlos Cuenca, el magistrado al que Mazzocca ayudó a constituir un equipo de baloncesto en Portuguesa, negó la solicitud de extradición de ambos en 2018.

 

Fuente: Expresa