Una comisión rogatoria, un interrogatorio a un imputado y varios documentos han vinculado al embajador de Nicolás Maduro en Portugal, Lucas Rincón Romero, con una trama de corrupción entre el Banco Espírito Santo y Venezuela, donde habría recibido 7 millones de euros, reseñó el diario portugués.

El plan, según la fiscalía de Portugal, lo puso en marcha Ricardo Salgado, expresidente y fundador del Banco Espírito Santo, con el objetivo de captar dinero de varias entidades venezolanas, como el Banco del Tesoro, Pdvsa, EDC y Carbozulia.

A cambio, Salgado es sospechoso de haber usado la llamada «bolsa azul», ES Enterprises, para la distribución de más de 120 millones de euros en sobornos.

Los fiscales informaron que las sospechas sobre Venezuela serían investigadas en una «investigación autónoma» para determinar la «posible práctica de delitos de asociación delictiva, corrupción con perjuicio en el comercio internacional, corrupción en el sector privado, falsificación de documentos y blanqueo de dinero».

No obstante, al mismo tiempo se identificó varios sospechosos: Ricardo Salgado, Amilcar Morais Pires, Isabel Almeida, António Soares, Pedro Pinto, Pedro Serra, Alexandre Cadosh, Michel Creton, João Martins Pereira, João Alexandre Silva, Francisco Machado da Cruz, Paulo Nacif, Paulo Murta, Humberto Coelho, Miguel Caetano de Freitas, Sofia Ribeiro, Domingos Macias, Nervis Villalobos, Rafael Reiter, Rita Gonzalez, Luís Carlos de Leon, Abraham Sierra, Roberto Rincón, César Rincón, Jean-Luc Scheneider, Michel Ostertag. Alan Toledo y Paulo Ferreira.

El Ministerio Público portugués dejó fuera de esta lista 2 nombres que también aparecen en la documentación: Lucas Rincón, embajador del chavismo en Portugal, y Margarita Mendola Sánchez, actual ministra consejera en la embajada en Lisboa. 

 

Fuente: Prensa América