De acuerdo con lo reseñado por El Confidencial, la Embajada de Washington en Madrid realizó una solicitud a España para rastrear los movimientos de los dos venezolanos, identificados como Héctor Antonio Tobía Roye y Flavio Pedro Antonio Bórquez Tarff, dos empresarios vinculados con el régimen de Nicolás Maduro y que en 2018 fueron incorporados en el capital de la compañía. Además, ocupan un lugar en su consejo de administración. 

hace solo unos pocos días conoció que funcionarios de Inteligencia de Estados Unidos estarían tras la pista de dos accionistas venezolanos de la aerolínea española Plus Ultra, la cual fue “rescatada” por la SEPI con un crédito de 53 millones de euros.

Dichos detalles suministrados por autoridades estadounidenses sostienen que la investigación en contra de los empresarios tendría que ver con una supuesta trama de blanqueo de dinero a gran escala y que como ya es común  estaría involucrado el chavismo y sus altos jerarcas.

Al parecer los inversores fueron piezas “clave” para la supervivencia de Plus Ultra, compañía que ha estado al borde del quiebre desde sus inicios. De hecho, obtuvieron 7,5 millones de dólares de un préstamo participativo del banco panameño Panacorp Casa de Valores, con los cuales costearon, en 2017, dos aviones y pudieron seguir operando. Sin embargo, en ese mismo 2017, volvieron a cerrar con pérdidas, esta vez de 6,7 millones de euros.

Y acá es donde entran a la palestra  Tobía Roye y Bórquez Tarff. Plus Ultra recurrió a una ampliación de capital y estos dos entraron en su accionario. 

 

Fuente:  The Freedom Post