La percepción de degradación institucional se extiende al Banco de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (BANFANB), donde su presidente, G/D José Vicente Ramírez Soyano, ignoraría un esquema particular de corrupción que permea distintas unidades funcionales de la institución a su cargo, fenómeno que hasta ahora ha pasado desapercibido gracias a la habilidad de sus creadores en captar e incorporar funcionarios y silenciar a otras con dádivas de los dividendos obtenidos en operaciones oscuras.

Las prácticas de corrupción al día hoy extendidas en la sede principal de BANFANB tendrían como artífice al teniente coronel retirado, José Manuel Morgado, Vicepresidente de Administración e Infraestructura de dicha institución, quien junto a parientes, amigos y subordinados de confianza ha establecido procedimientos fraudulentos caracterizados por la sobrefacturación de bienes y servicios, adquisiciones con elevados precios, que materializan violando normativas internas del banco, leyes nacionales y la confianza de sus superiores.

El nepotismo es la columna vertebral del esquema de corrupción implantado por este oficial retirado que abusa del poder y autoridad de los que goza en virtud de la alta posición que ocupa. Su sobrino Jorfran Morgado y el amigo de éste, Robert Pérez, fueron designados por él en los cargos de Especialista Administrativo y Coordinador Administrativo de la Vicepresidencia de Administración e Infraestructura, respectivamente. La misión de ambos es coordinar con un selecto grupo de proveedores y contratistas la sobrefacturación que se encargan de encubrir con ayuda de María Alejandra García De Goncalves, Gerente General de Administración; Gabriela Carrasco Viscuña, Vicepresidenta de Auditoría Interna, y William Prado, Jefe de Compras.

Como parte de los mecanismos de simulación empleados, los hermanos Damaris Elena y Wilder Olivo Quintero Zambrano representan a Inversiones Nicande C.A., RIF J-40168154-9, empresa proveedora de la Vicepresidencia de Administración e Infraestructura propiedad de José Manuel Morgado, hermano del titular de esa dependencia, quien a su vez articula con otras compañías e incluso cooperativas.

Entre las sociedades captadas por el Comandante Morgado, su hermano, el sobrino y amigo de éste, convertidas en proveedores y prestadores de servicios frecuentes, tales como remodelaciones a elevados costos, destacan Construcciones y Remodelaciones Nuevo Orinoco 2007 S.A, RIF J-293787262; Asociación Cooperativa Eficiencia Revolucionaria (ACER), RIF J-31407623-0; Servicio Técnico Integral (S.T.I.) y Corporación Ramicar 3000 C.A, RIF J-40697680-6.

Un rasgo importante de esta estructura de corrupción es el férreo control que ejerce sobre la misma José Manuel Morgado, revelador del grado de complicidad existente entre todos los funcionarios y particulares que la integran, como también funcionarios, civiles y militares, que sin ser parte de la misma no abren la boca a cambio de una pírrica retribución proveniente de los jugosos dividendos obtenidos con estas operaciones ilícitas que es posible comprobar con las más sencillas diligencias, obviadas por una auditora externa que se sumó a esta economía oscura propia de organizaciones criminales.

La implicación de estos hechos delictivos en el deterioro de la misión de esta institución financiera repercute negativamente en el desarrollo de políticas sociales en favor del personal militar y de otros grupos sociales en condiciones de vulnerabilidad, además de socavar el prestigio de oficiales, que ajenos a esta realidad, cumplen funciones dentro de esa institución con riesgo de verse involucrados en tales ilícitos por desconocimiento de los mismos gracias a un modus operandi que hasta ahora ha pasado desapercibido bajo sus narices. 

 

Por Esteban José Rosales

Fuente: Reporte de la Economía