El banquero venezolano con vínculos chavistas Víctor Vargas Irausquín dejó un rastro de sospechosas operaciones con sus bancos que le han ganado la orden de captura emitida por Panamá.

La orden de detención contra el empresario financiero emitida por la Fiscalía de Panamá tiene que ver con una demanda en su contra que data de julio de 2020, explicó la periodista Maibort Petit en su portal Venezuela Política.

A Vargas lo denunciaron ante el Ministerio Público panameño en su carácter de accionista principal de la Sociedad Anónima Cayfloor Inc. Lo señalan por la presunta comisión de delitos contra el orden económico en las modalidades de blanqueo de capitales e insolvencia punible.

No se conoce el nombre de la entidad que cursó la denuncia. Pero, ahí afirman que los afectados abrieron dos cuentas en el Banco del Orinoco NV (BONV) de Curazao en 2012. La finalidad de ese trámite era garantizar los montos de los préstamos que le fueron otorgados y que fueron pagados en su totalidad.

En septiembre de 2019, cuando ese banco fue intervenido, las dos cuentas sumaban 7.238.174,79 en saldo. Desde entonces, los titulares de las cuentas no han podido acceder a esos recursos. Directivos, accionistas y  empleados ejecutivos de alto nivel del  banco lo han impedido con acciones arbitrarias.

 

Apropiación indebida

Los depósitos en el banco que era propiedad de Vargas solo iban  ser custodiados y a generar intereses. La entidad bancaria «en despliegue doloso— se apoderó indebidamente de los fondos, al negarse a entregarlos a su legítimo propietario bajo ninguna forma o figura bancaria», reseña Petit. El Banco del Orinoco tampoco ha ofrecido ninguna explicación por el uso ilegal y el apoderamiento arbitrario de los fondos.

La denuncia es similar a lo que pasa con otros los bancos de Vargas en el Caribe. Denuncias similares hay contra  el AllBank Corp. de Panamá y en el BOI Bank de Antigua y Barbuda. Los bancos repiten un mismo esquema en distintas jurisdicciones.

 

Sospechas de blanqueo

El Banco Central de Curazao informó que el Banco del Orinoco NV presentó documentación falsificada sobre supuestos custodios que han manifestado no tener títulos valores pertenecientes al BONV.

También, el ente regulador financiero curazoleño refirió al BCC que el BONV realizó transferencias de clientes sospechosos de actividades delictivas.

De esa manera habría violado regulaciones antilavado de dinero y contra el financiamiento del terrorismo. El banco de Vargas hasta habría presentado información falsa correspondiente a dominios de correos electrónicos.

 

Fuente: Venezuela Política.